Press "Enter" to skip to content

Álvaro Uribe Vélez: El expediente de la Corte Suprema de Justicia contra el expresidente – Cortes – Justicia



En un documento de 1.554 páginas la Corte Suprema de Justicia expuso los hechos por los cuales decidió continuar la investigación contra el expresidente Álvaro Uribe, e imponerle una medida de aseguramiento por la supuesta manipulación de testimonios. 

EL TIEMPO conoció ese  documento con el que el alto tribunal resolvió la situación jurídica de Uribe como presunto determinador de los delitos de soborno y fraude procesal, que es por los que está siendo investigado. 

En el expediente, el alto tribunal asegura que hay una inferencia razonable de la responsabilidad del expresidente en este caso. 

(Lea también: Juez envía a casa por cárcel a Diego Cadena, abogado de Álvaro Uribe). Esa inferencia razonable es importante porque, para poder ordenar la medida de aseguramiento, la Corte Suprema de Justicia debía tener por lo menos dos indicios graves para, en el momento de resolver la situación jurídica, decidir continuar la investigación y además ordenar la medida de aseguramiento contra Uribe. 

Según el documento, “el examen probatorio deja expuesta con suficiencia su concurrencia, advertida como está la existencia de las conductas punibles que pueden y deben atribuírsele al senador Uribe Vélez”. 

El examen probatorio deja expuesta con suficiencia su concurrencia, advertida como está la existencia de las conductas punibles que pueden y deben atribuírsele al senador Uribe Vélez

Aunque la defensa del expresidente ha insistido  en que él es inocente, que nunca autorizó ni tuvo conocimiento de los pagos y ofrecimientos que el abogado Diego Cadena les estaba haciendo a testigos como los exparamilitares Juan Guillermo Monsalve o Carlos Enrique Vélez para que testificaran a favor de Uribe en la Corte, el alto tribunal piensa otra cosa. 

Para la Corte, Uribe “actuó con dolo, vale decir, con conocimiento de los hechos, conciencia de la ilicitud y la voluntad de querer su realización”. Así, la Corte dice que las interceptaciones, testimonios, grabaciones, inspecciones técnicas a cárceles, chats y otras pruebas arrojan “prueba directa de la participación del congresista”. 

(Además: Expresidente Uribe pide que su proceso sea público). El alto tribunal dijo que la petición de retractarse que se le hizo a Juan Guillermo Monsalve, quien ha relacionado a Uribe Vélez con la conformación del paramilitarismo en Antioquia y con el nacimiento del Bloque Metro, “provino directamente del senador Álvaro Uribe”. También, dice la Corte, habría provenido de Uribe la solicitud que se le hizo al ex-para  Carlos Enrique Vélez de declarar a su favor y de su hermano Santiago Uribe -en juicio por supuestos nexos con Los 12 Apóstoles y un homicidio-. 

En estos casos, asegura el alto tribunal, “la prueba indiciaria es abundante, clara, inequívoca y concluyente de su condición de determinador de las conductas punibles avistadas”. 

En el documento la Corte también habla de cuál fue la relación entre Uribe y el abogado Diego Cadena, así como el asistenta de Cadena, Juan José Salazar. Hoy, tanto Cadena como Salazar enfrentan una imputación de cargos por soborno, y un juez aceptó enviarlos a detención domiciliaria. 

Según el alto tribunal, Uribe le encargó a Cadena la recolección de esos testimonios de exparamilitares para llevarlos a la Corte Suprema de Justicia, en medio de un recurso que iba a interponer contra la decisiónd el 16 de febrero del 2018, en la que el alto tribunal archivó una denuncia de Uribe contra Cepeda y compulsó copias contra el expresidente por supuestamente intentar manipular testigos contra el senador del Polo. 

“Con estas instrucciones y, además con la de allegar todo a la Corte, el senador Uribe Vélez hizo nacer o reforzó en sus determinados, no solo en virtud de ese vínculo contractual, sino por su autoridad de ascendiente, la idea de llevar a cabo el hecho delictivo, mismo que en efecto realizaron los inducidos a título de autores materiales”, asegura el documento. 

Según la defensa del expresidente, él nunca presionó a testigos y fue el mismo Monsalve el que les hizo saber de su interés de retractarse de lo que había dicho.

Pero la Corte asegura que, por más que los abogados de Uribe sostengan que lo que querían hacer al hablar con los exparamilitares que estaban contactando en las cárceles era buscar la verdad, y que por eso se le “confirió el mandato de verificación de la información” a Diego Cadena, sin que existieran sobornos de por medio, la Corte dice que las pruebas indican otra cosa. 

JUSTICIA.