Press "Enter" to skip to content

¿Quién es el exfuncionario de la Fiscalía que acusa a Álvaro Uribe de nexos con el ‘Chapo Guzmán? – Investigación – Justicia



Richard Maok Riaño Botina es un exfuncionario del Cuerpo Técnico de Investigaciones, CTI, de la Fiscalía, y en el perfil de su cuenta de Twitter, @hackerFiscalia, se describe como: “ex detective del  CTI que encontró 255 funcionarios del gobierno vinculados con 131 terroristas de las AUC en la Fiscalía, Policía, Ejército, Inteligencia, Prisiones, Tribunal y Congreso”.

Ayer, Richard Maok, como se hace llamar,  volvió a estar en el ojo de  la opinión pública al conocerse dos publicaciones en igual número de medios extranjeros en que tomando las declaraciones del exinvestigador del CTI, se relaciona el expresidente y actual senador Álvaro Uribe Vélez con el cartel de ‘Sinaloa’.

A Richard Maok Riaño Botina, se le conoce como ‘el hacker de la Fiscalía’ ya que en el 2002 afirmó que descubrió la conexión entre paramilitares, políticos y la Fiscalía, a raíz de unas escuchas, que de acuerdo con las autoridades él hizo de manera ilegal.

Esta situación originó que fuera despedido del CTI, procesado y condenado por el Juzgado Noveno Penal del Circuito de Bogotá a 12 meses de prisión, y lo inhabilitó por un período igual a la sanción principal, por los delitos de abuso de función pública y utilización indebida de información obtenida en el ejercicio de función pública.

En ese momento el fiscal general era Luis Camilo Osorio, a quien Riaño Botina acusó de estar detrás de toda la situación irregular.

Riaño, se desempeñó como asistente administrativo III de la Dirección Nacional del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía General de la Nación entre el 11 de mayo de 2000 y el 26 de agosto de 2002, fecha a partir de la cual fue declarado insubsistente.

‘El hacker de la Fiscalía’ pidió asilo político en Canadá. Richard Maok siempre se ha mantenido en que es inocente, y que prueba de ello es el llamado proceso de la parapolítica, que en 2006, dejó al descubierto los nexos de algunos congresistas con las autodefensas.

Se cataloga como experto en seguridad informática

En sus  redes sociales, Riaño Botina, afirma que fue “el primer Gerente General y fundador de la empresa Digiware de Colombia @Digiware especialista en Seguridad Informatica, con sedes en Bogota, Medellin, Quito, Guayaquil, Guatemala, Santiago de Chile, Lima y Florida en EE.UU”.

Además que  conoce muy bien el tema de la informática, “Inicie en 1994 como coordinador del servicio de internet en la Universidad Javeriana”.

Acabe de enviarle un email al presidente de la @CorteSupremaJ para que ordene al menos una detencion preventiva en contra de Alvaro Uribe Velez por hacer parte del Cartel de Sinaloa. Aqui esta la evidencia: EL FINAL DE URIBE | Revelaciones exclusivas!https://t.co/NzP7n8QBgi

— ●● Richard Maok (@hackerFiscalia) January 2, 2020

El proceso contra del ‘hacker de la Fiscalía

En el expediente en contra de Riaño Botina se describen sus funciones como agente del CTI, “en ejercicio del cargo, tuvo acceso a varias investigaciones de competencia de la unidad de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario de la Fiscalía, prestando servicios técnicos de desencriptación de correos electrónicos y archivos magnéticos, extracción de información de teléfonos celulares y agendas digitales y elaboración de gráficas y álbumes fotográficos, entre otras labores”.

En el documento se sustenta que aprovechándose del acceso que tenía a dicha información por su rol y cargo “utilizando sin autorización alguna la base de datos de la planta de personal de la Fiscalía, así como la información recogida en el desempeño de su gestión, inició una labor de “contrainteligencia” con el objeto de desarticular algunas fuerzas armadas al margen de la ley “AUC y FARC- que habrían infiltrado la Fiscalía General de la Nación”, supuesta investigación que nunca le fue asignada..

Para las autoridades que lo juzgaron, es claro que el exdetective entregó dicha información – obtenida de manera ilegal y sin un sustento claro – al entonces representante a la Cámara, Gustavo Petro, el  17 de septiembre de 2002, a través de un “documento elaborado por él denominado “Impacto del Informe de Contrainteligencia sobre la Subversión infiltrada dentro de la Fiscalía General de la Nación”, junto con un video donde revelaba detalles sobre el particular, información que fue dada a conocer a la opinión pública por el congresista, en rueda de prensa celebrada el 12 de noviembre siguiente”. señala el expediente.

En Twitter: @JusticiaET