Press "Enter" to skip to content

noticiasneiva

Ómar Rincón habla de Yo soy Betty la fea, Las muñecas de la mafia y el fútbol, entre otros. – Cine y Tv – Cultura


La televisión anda aburrida. Nada especial pasa con La casa de papel o Las muñecas de la mafia, gana Betty, el fútbol se ve en mute.

‘Las muñecas de la mafia’. La idea de contar la historia del narco desde la perspectiva de las mujeres es muy potente y necesaria.

Pero, Las muñecas de la mafia 1 fue una versión de machos donde las mujeres solo eran objetos de maltrato, juguetes sexuales y seres sin voz propia; el agravio a las mujeres era tan insoportable que no se podía ver.

Llegó la versión 2 y está más en versión de las mujeres, ya que están siendo más activas en la construcción de su destino. Sin embargo, no son mujeres normales, todas son máquinas sexuales y de maldad. Y eso aburre. Sigue faltando la versión de las mujeres sobre nuestra historia narco.

Volver al pasado. RCN ya no hace programas nuevos, ahora repite lo viejo y le va bien. Un colombiano que regrese al país se podrá confundir, ya que llega y ve a Betty y a El man es Germán y a Lady, la vendedora de rosas y se sentirá en otro tiempo.

Y, entonces, va al noticiero para ver la actualidad, y ve que están matando a todo el que piense distinto, que los corruptos gozan en su cinismo y los políticos usan un lenguaje patético y destemplado. Y se preguntará si está en el tiempo actual.

Tal vez esto de que volvimos al pasado les mande la señal a los canales que no todo es narco-novelas y bio-novelas, el televidente también necesita historias de siempre, esas del amor romántico.

Habrá que esperar las nuevas propuestas de RCN para ver cómo viene su actualidad. Y esperar qué va a hacer Caracol para perder esa comodidad boba en que venía. Ahora, hay competencia.

Ver fútbol en mute (¡no nos aguantamos a los narradores y comentaristas!). El señor Raúl Acosta me escribe y dice: “Caracol gana porque tiene la exclusividad de los partidos de la Selección Colombia. RCN y WIN Sport ganan porque tienen exclusividad el fútbol colombiano. Y como son obligatorios, los locutores y sus comentaristas se la pasan en la bobada de los autoelogios y los chistes cantinflescos. Además, todos quieren ser argentinos tanto que el locutor o narrador, ahora es relator; el comentarista es analista; los partidos son (todos) imperdibles. ¡Cómo es de insoportable el autoelogio, los chistes, las bobadas! Como no se tiene alternativas, será poner el televisor en mute”.

‘La casa de papel’. Nos han vendido que esta serie es un fenómeno de éxito. Y es que cuando hay mucha publicidad y periodistas hablando de la serie, se supone que es exitosa. Pero Netflix nunca muestra datos, solo paga publicidad.

Así es fácil decir que es exitoso. La verdad es que esta serie aburre y en exceso, es absolutamente obvia y sus personajes cada vez más se caen por mal planteados. Una telenovela sin gracia que vive gracias a la auto-promoción paga.