Press "Enter" to skip to content

Cuál es la real detrás de la historia de las primas de la reina Isabel II – Cultura



El escándalo real en torno a las hermanas Nerissa y Katherine Bowes-Lyon, primas de la reina Isabel II, fue abordado en la cuarta temporada de “The Crown”. En el séptimo episodio de la nueva entrega de la serie de Netflix, la princesa Margarita descubrió que cinco de sus primas habían sido internadas en un hospital psiquiátrico en 1941, cuando en los registros figuraban como muertas.

Indignada por la institucionalización de sus primas hermanas, la princesa Margarita le reclamó a su madre por ese acto de crueldad familiar. Sin embargo, la reina madre justificó el pecado con la abdicación de Eduardo VIII y la importancia de la pureza del linaje de su familia para el ‘principio hereditario’.

Ahora, esta fue la versión presentada por Peter Morgan en “The Crown”, pero ¿Cuál es la verdadera historia de Nerissa y Katherine Bowes-Lyon?

La triste historia de Nerissa y Katherine Bowes-Lyon

En 1987, The Sun reveló que Nerissa Bowes-Lyon había muerto un año antes en el Hospital Real de Earlswood para Personas con Discapacidad Mental, cosa que sorprendió al reino entero: se creía que había fallecido mucho antes, al igual que su hermana Katherine. Al menos eso sostenía el Burke’s Peerage, prestigioso libro de la genealogía de la familia real.

Según la revista canadiense Maclean’s, las primas de la reina Isabel tenían una edad mental de alrededor de 3 años y habían sido internadas en el centro de salud por su madre, Fenella Hepburn-Stuart, quien las visitó hasta su muerte en 1966. En 1987, un administrador del hospital le contó al medio antes mencionado que Katherine, quien recién murió en 2014, vivía en una sala de siete camas y que no tenía conocimiento de sus conexiones reales. Dicha persona también confirmó que Katherine no había recibido la visita de otros familiares desde la década de 1960.

Cuando la noticia se conoció, el Palacio de Buckingham se negó a comentar sobre el escándalo y señaló que era un tema que la familia Bowes-Lyon debía aclarar. Por su parte, la nieta de Fenella, Lady Elizabeth Anson, explicó a The Guardian en 1987 que su abuela era “muy descuidada y a menudo no llenaba completamente los formularios que Burke’s Peerage le enviaba”.

En 1996 la reina madre, Isabel Bowes-Lyon, dijo a Daily Express que se enteró de todo en 1982 gracias a una carta del centro psiquiátrico. Al respecto, Norman Baker, exmiembro de la Cámara de los Comunes y exministro del gabinete, señaló que “aun si fuera cierto que la alertaron sobre esto en 1982, ¿no la impactó el destino de sus sobrinas, no actuó para remediarlo? No. No hizo nada”.

El documental “Las primas ocultas de la Reina”, que se emitió en 2011 a través del canal 4 de Inglaterra, además reveló que Nerissa tuvo un funeral muy distinto a lo que se espera para un miembro de la realeza, ya que solo asistieron unas cuantas enfermeras y su tumba se encontraba en el cementerio municipal de Redhill.

Pero Nerissa y Katherine no fueron los únicos miembros de la familia real en ser institucionalizados. Sus primas, las hermanas Idonea, Etheldreda y Rosemary, también sufrieron un destino muy parecido.

EL COMERCIO (PERÚ)LIMA