Press "Enter" to skip to content

Qué ha pasado con las protestas en Hong Kong – Asia – Internacional



La jefa de Gobierno de Hong Kong, Carrie Lam, afirmó este jueves en el Parlamento que el modelo de “un país, dos sistemas” por el que se rige la ciudad autónoma podría continuar, después de su completo traspaso a la soberanía china en 2047, solo si se mantiene la lealtad a Pekín.

(Lea también: HRW acusa a China del ataque más intenso contra DD. HH. de la historia)

“Bajo mi punto de vista, mientras insistamos en la aplicación y entendimiento del principio de ‘un país, dos sistemas’, para que se ajuste a los intereses de los ciudadanos de Hong Kong, entonces hay suficientes razones para creer que ese modelo se podrá mantener y no se cambiará después de 2047”, afirmó Lam en una sesión de preguntas y respuestas en el Consejo Legislativo.

La jefa del Ejecutivo local reiteró que su “máxima prioridad” es poner fin a la violencia y destrucción, que ha afectado a la economía local y a la reputación de Hong Kong como un centro financiero de negocios seguro en el que se cumple la ley, con un sistema judicial independiente.

Asimismo, mostró su preocupación por el cierre de empresas y el despido de empleados después de las vacaciones del Año Nuevo Lunar (que comienza el próximo 25 de enero), pero se mostró esperanzada por la recuperación económica si se restablece el orden social.

Carrie Lam a su llegada este jueves a la sesión de preguntas y respuestas en el Parlamento en Hong Kong.

Además, expresó su deseo de anunciar el próximo mes la creación de un comité que investigue las causas de los disturbios en Hong Kong y consideró que contribuirá a curar las divisiones de la sociedad. Este “Comité de Revisión Independiente” estará compuesto por líderes sociales, expertos y académicos, que llevarán a cabo un estudio para analizar los problemas más profundos de la sociedad hongkonesa.

Lam describió este comité como un “paso importante” hacia la reconciliación después de más de siete meses de protestas, si bien indicó que la administración estaba encontrando dificultades para encontrar gente que se uniera al mismo. La tensión regresó este jueves al Parlamento después de que se ordenó a trece legisladores prodemocráticos que abandonaran la reunión tras interrumpir repetidamente la sesión, mientras sostenían pancartas y coreaban consignas como “cinco demandas, ni una menos” y “Carrie Lam renuncia”.

El legislador prodemocrático Kwok Ka-ki y otros líderes protestaron durante una sesión de preguntas y respuestas en el consejo legislativo de Hong Kong.

Las “cinco demandas” son la retirada del proyecto de Ley de Extradición, la liberación incondicional de todos los detenidos, la renuncia a la calificación de “disturbios” de las protestas, el nombramiento de una comisión independiente para que investigue la violencia policial y sufragio universal para elegir al gobierno.

Los críticos del plan para establecer un comité aseguran que los manifestantes dejaron muy claro lo que motiva su continua campaña contra el Gobierno y que únicamente una investigación independiente de la brutalidad policial será suficiente.

Maestros temen ‘caza de brujas’ tras manifestaciones 

Siete meses después del inicio de las manifestaciones prodemocracia, los profesores denunciaron un clima de caza de brujas en las escuelas que les obligó a no mencionar la actualidad con los alumnos y a evitar expresar sus opiniones en las redes sociales.

Como profesor de primaria, Nelson se enfrenta hoy a un procedimiento disciplinario por publicar en Facebook un comentario que criticó a la policía. Nelson -un nombre falso- afirmó que fue una denuncia anónima la que puso en marcha la máquina administrativa.

El demandante, un pariente de un alumno, presentó, en apoyo de su denuncia, capturas de pantalla de publicaciones privadas del acusado que denunciaban el comportamiento de la policía.

Las escuelas y las universidades fueron siempre focos de protesta en favor de la democracia en la antigua colonia británica. Por ejemplo, en 2012, decenas de miles de alumnos y profesores salieron a las calles en masa para protestar contra nuevas lecciones de patriotismo, que denunciaban como un intento de lavado de cerebro de los niños de la región autónoma con la propaganda china.

Cientos de manifestantes han sido detenidos desde septiembre en las protestas en Hong Kong.

Las manifestaciones se originaron en junio, cuando se rechazó un proyecto de ley, ahora enterrado, que tenía por objeto autorizar la extradición a China. Desde entonces, el movimiento amplió considerablemente sus reivindicaciones a la denuncia de lo que consideran injerencia de China en los asuntos de su región semiautónoma.

Con mucha frecuencia, las protestas terminaron en graves violencias entre radicales y fuerzas del orden. Desde junio, 6.500 personas fueron detenidas, según la policía. De ellos, un tercio son estudiantes y unos 80 profesores.

El jefe de la Dirección de Educación prometió sanciones disciplinarias ejemplares contra los profesores detenidos, incluida la revocación de su certificado de maestro, señalando “un pequeño número de ovejas negras en el sector de la enseñanza”.

AFP y Efe

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *