Press "Enter" to skip to content

Fabio Camero fallece a los 84 años: perfil – Cine y Tv – Cultura



Como a todas las grandes figuras de la televisión que empezaron en este medio desde sus inicios en el país, a Fabio Camero era muy fácil reconocerlo por su voz: fuerte, potente, educada, pronunciando correctamente cada sílaba.

Así fue hasta el final de su vida, que se apagó la noche del miércoles, a los 84 años y tras no superar un problema bronquial que lo tuvo en una clínica de Bogotá desde el fin de semana pasado.

Camero fue uno de los grandes pioneros de la televisión y se mantuvo en ella hasta 1996, cuando se fue por decisión propia. “Llegó un momento en el que los personajes eran para modelos, gente que no tenía suficiente preparación”, le dijo a la revista Elenco.

Pero lo de irse no fue tan radical. Hizo personajes en producciones de este siglo como El man es Germán, El secretario, Chepe Fortuna, Tu voz estéreo, A corazón abierto y A mano limpia, entre otras.

También se dedicó a otra de sus pasiones, el teatro, y realizó varios montajes para el Círculo Colombiano de Artistas, así como especiales de radioteatro. ¿Mi amigo en mí? fue una de las obras que protagonizó en el 2011, una propuesta sobre el alzhéimer que cuenta cómo es vivir con este mal.

Además, en el Festival Iberoamericano de Teatro del 2012 participó en una lectura de Edipo rey dirigida por Adriana Romero, nieta de Bernardo Romero Lozano.

El montaje recordaba un Edipo rey que se hizo para Radio Nacional en 1954 y fue dirigido en ese momento por Romero Lozano.

¿Mi amigo en mí? fue una de las obras que protagonizó en el 2011, una propuesta sobre el alzhéimer que cuenta cómo es vivir con este mal

“Se realizó con la Orquesta Sinfónica Nacional y en él participamos unos 40 actores. Tenía coros hablados y un estilo declamativo”, contó en ese momento el actor bogotano a Radio Nacional de Colombia.

El del 2012, agregó, tuvo variaciones. “Se trata de una forma moderna de presentar la tragedia, con las mismos personajes pero como hablando y comentando en voz alta, sin abandonar el carácter de cada caracterización, sin dejar traslucir cualquier modernismo en las frases. Es decir, no hay un ‘chévere’ o un ‘hola, qué tal’”, le contó a la emisora.

En los medios estuvo más de 70 años, porque empezó en sus días estudiantiles en el colegio San Bartolomé. Allí conoció al profesor de sociales José Agustín Pulido Téllez, quien era también el director y creador del Grupo Escénico Infantil de la Radio Nacional, y empezó a ser parte del elenco.

En los años 50 fue un actor reconocido del radioteatro de emisoras como Radio Continental, Nueva Granada y Nuevo Mundo, haciendo personajes de obras de William Shakespeare y Ramón del Valle-Inclán.

Sus estudios en esta área los hizo con los integrantes de la compañía chilena Álvarez Sierra, con quienes realizó adaptaciones de cuentos que se presentaban sábados y domingos en los teatros Colombia (hoy Jorge Eliécer Gaitán), Mogador y Faenza.

Sus deseos de superación y de aportar más al medio lo llevaron a estudiar en México varios años durante la década de los 60, cuando se matriculó en el Columbia College Panamericano, donde adelantó cursos de radio y televisión.A principios de los años 70 empezó a participar activamente en telenovelas, y también se volvió un maestro de las nuevas generaciones de ese momento.

De ahí el tuit de la actriz María Margarita Giraldo, hija de Teresa Gutiérrez: “Con profundo dolor registro el fallecimiento de un gran hombre y actor: mi mentor, maestro y amigo Fabio Camero Restrepo. Fue mi director en radio y televisión”, publicó.

En los años 50 fue un actor reconocido del radioteatro de emisoras como Radio Continental, Nueva Granada y Nuevo Mundo, haciendo personajes de obras de William Shakespeare y Ramón del Valle-Inclán

Camero protagonizó las producciones Leviatán y Mosquera y Obando. La primera, una telenovela costumbrista en la que actuó con Gilberto Puentes, también fallecido, y Nelly Moreno, hoy pastora en una iglesia de Estados Unidos.

En Mosquera y Obando, vidas encontradas representó al general Tomás Cipriano de Mosquera, mientras que Julio del Mar fue Obando. El director fue Jorge Alí Triana y libretos los escribió Carlos José Reyes.

Además, estuvo en Padres e hijos, Los hijos de los ausentes, La envidia, Manuela, Caso juzgado, Dialogando y Yo y tú, por nombrar algunas.

Como director estuvo al frente de Recordarás mi nombre, Un largo camino, La marquesa de Yolombó, El caballero de Rauzán, La cosecha y La abuela (esta, codirigiendo con David Stivel).

Casado con Olga Yepes, tuvo dos hijas, María Julia y Marta Helena. Y una voz prodigiosa que los hoy adultos colombianos que se criaron oyendo radio y viendo televisión nacional no olvidarán tan fácil.

CULTURA

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *